¿Existen atajos para aprender chino o japonés?

Nunca el aprendizaje de un idioma ha resultado un camino cómodo. Aprender un idioma requiere constancia, trabajo personal y mucha práctica. Y si hablamos de los idiomas asiáticos, especialmente el chino y  japonés, este esfuerzo se multiplica.

Cuando empezamos a aprender un idioma proveniente de las familias románicas y/o germánicas, el aprendizaje es bastante más rápido porque conocemos las grafías y solo debemos esforzarnos en aprender su gramática y, opcionalmente, su pronunciación.

 

En cambio, cuando empezamos a aprender un idioma como el  chino o el japonés, a la vez que aprendemos las normas gramaticales, debemos aprender los caracteres; no solo la escritura de los caracteres, sino el orden de sus trazos, su pronunciación y tono y como no, su significado.

Este proceso de aprendizaje, no solo es aplicable a nosotros, los “occidentales”. Este proceso de aprendizaje es el mismo que siguen los nativos chinos o japoneses cuando van aprendiendo nuevas palabras, necesitan que se les explique cómo se escribe, pronuncia y su significado.

 

Debido a este proceso de aprendizaje tan especial, que no tiene nada que ver con el aprendizaje de idiomas como el inglés o el alemán, otro inconveniente con el que nos encontramos a la hora de aprender chino o japonés es que a  muchas veces comparamos el aprendizaje de estos idiomas con el aprendizaje de los idiomas europeos. Y el proceso de aprendizaje de unos y otros idiomas no tiene nada que ver.

Podemos ser muy buenos como alumnos de inglés, pero también puede ser que idiomas como el chino o el japonés se nos resistan, o exactamente al revés, personas muy “negadas” con los idiomas, pueden encontrar en el chino o japonés, aquellos idiomas con los que se sentirán muy cómodos.

¿Y esto por qué es? Porque el aprendizaje de los idiomas asiáticos no  puede basarse en los mismos modelos de enseñanza, algunos obsoletos, de los idiomas europeos.

 

 

Chino, japonés, coreano se deben aprender como lo aprenden las personas nativas en sus respectivos países. Y os aseguramos que no existe ningún tipo de atajos para aprender estos idiomas de forma más rápida, seguro que si los hubiera, ya se aplicarían en Asia.

 

 

Carlos Marín

Centro de Estudios y Negocios Asiáticos - CENA

Añade tu comentario

En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más información